• Agustin Manuel Cobos Cabezon

Consagración al Espíritu Santo

RENOVACIÓN CARISMÁTICA PALMA. Como colaborador de este blog creado para acercar a Dios a los demás, vamos a hacer una Consagración al Espíritu Santo. Porque no sólo es estar consagrado cosa de monjes, monjas o sacerdotes, sino para todo aquel que quiera dar un SI al Señor, con su vida, su actitud, en su trabajo, su estudio, allí donde esté. Es abandonarse por completo a la voluntad de Dios que sólo quiere nuestro bien. Abrir el corazón, el alma, todo nuestro ser al Espíritu Santo para que sea Él quien nos señale el camino, proteja y cuide en el día a día.


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Nos ponemos en tu presencia, Dulce Consolador, Paráclito Divino, Dulce Huésped del alma, para que gobiernes nuestras vidas.


Yo N.N., me consagro a Ti, Espíritu santo.

¡Ven, oh santo Espíritu! Ilumina mi entendimiento, para entender tus susurros de Amor, ser dócil a tus designios y cumplir tus inspiraciones.

¡Oh, Espíritu Creador, ven! Ven a obrar en mí la transformación de mi corazón de piedra en uno de carne. Haz de mi vida una alabanza agradable al Padre. Una melodía que suba al Cielo. Que cada acción en mi vida este iluminada por Ti.

¡Oh Amor divino del Padre todopoderoso, y del Hijo amado, con el que formas una sola y santa comunión! Infunde en lo más hondo de mi corazón tu fuerza y tu virtud, fija aquí tu morada. Que desde ahora la abundancia de tu rocío fecunde la sequedad de mi alma. ¡Ven Espíritu Santo, y trabaja silenciosamente en mi interior con tu gracia! Rocíame y limpia todo lo que esté sucio. Pasa por mi interior como agua que vivifica. Sana todo aquello que está enfermo con tu caricia suave. ¡Ven Espíritu Santo, como manantial de agua viva y lléname de paz!

¡Ven y bautízame con tu fuego, soy carbón, enciéndeme con tu Amor, conviérteme en antorcha que ilumine con mi vida a las ovejas descarriadas y vuelvan al camino recto! ¡Ven, Soplo Divino, Caridad Eterna, quédate en mi corazón para compartirte sirviendo a los demás con alegría, esmero y entregarme sin reservas!

Te hago entrega de todo lo que soy, todo lo que tengo. Que tu divina unción renueve mi consagración del Bautismo como templo tuyo donde vivas hasta que llegue al Paraíso.

Espíritu de luz y de verdad, dígnate derramar toda la plenitud de tus dones sobre mi pobre alma, que solemnemente te consagro para siempre, a fin de que seas su consejero y director. Me consagro a Ti, en nombre de Jesucristo, mi Salvador, que con Dios Padre y contigo, vives y reinas en santa unidad, por los siglos de los siglos. Amén.


Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.



33 views
  • Renovación Carismática Católica

© 2019 by Jesús Vive-Ministerio de Telecomunicaciones.Todos los Derechos Reservados.